“Le diría a Bolsonaro que no robe ideas de mi película ‘Divino amor”

“Le diría a Bolsonaro que no robe ideas de mi película ‘Divino amor”

Gabriel Mascaro (Recife, 1983) empezó a trabajar, “accidentalmente”, a los 19 años como asistente en una película. A los 22 se dio cuenta de que se había metido de lleno en la industria cinematográfica y que su destino era ser cineasta. Sus dos primeros trabajos en ficción, Ventos de agosto (2014) —mención especial en el Festival de Locarno— y Boi Neon (2015) —ganador del premio Horizonte en el Festival de Venecia— le permitieron hacer un tratado sobre la muerte y la resiliencia, además de retratar el cuerpo y espacio en transformación, respectivamente.

Seguir leyendo.

Article by [author-name] (c) Portada de Cultura | EL PAÍS - Read full story here.