Las batas blancas toman las calles por la «dignificación» de la profesión