La década bestial de Paula Rego

La década bestial de Paula Rego

“¡Ya no era preciso hacer arte. Dios mío, fue como volver a ser libre. Volví a poner los pies en la tierra!”. Era 1981 y Paula Rego acababa de pintar El mono, el oso y la mujer infiel. La mujer infiel era ella; el oso, su amante, el poeta Rudy Nassauer; y el mono rojo, golpeándola, su marido Vic Willing. El cuadro fue una liberación personal, una liberación artística y, también, el encumbramiento de la crítica inglesa que, pese a llevar varias décadas en Londres, la había ignorado hasta entonces. La Casa de las Historias de Cascais reúne ahora 52 obras de la década más bestial de Paula Rego.

Seguir leyendo.

Article by [author-name] (c) Portada de Cultura | EL PAÍS - Read full story here.