¿Huele a libertad la comida contaminada?

¿Huele a libertad la comida contaminada?

El Gobierno”, declaraba Ronald Reagan en su primer discurso de investidura, “no es la solución a nuestro problema, el Gobierno es el problema”. Y desde entonces, los republicanos se han hecho eco de esta retórica. De algún modo, sin embargo, nunca han puesto en práctica la reducción radical del Gobierno que su ideología exige. Pero ahora Donald Trump está, en efecto, aplicando al menos en parte la drástica reducción de las funciones desempeñadas por la Administración que desde hace tiempo reclama su partido. Si el cierre se prolonga meses —lo que parece bastante posible—, tendremos la oportunidad de ver cómo será Estados Unidos sin una serie de programas públicos que, según insiste desde hace tiempo la derecha, no necesitamos. Olvidémonos del muro: pensemos en lo que está ocurriendo como un gran y hermoso experimento libertario.

Seguir leyendo.

Article by [author-name] (c) Portada de Economía | EL PAÍS - Read full story here.