El banquillo de Eusebio no ha dado puntos este curso

El banquillo de Eusebio no ha dado puntos este curso

El Girona atraviesa su peor momento de la temporada. El conjunto de Eusebio se ha quedado sin puntos y sin fútbol en las últimas jornadas y esto ha provocado que el descenso le esté esperando. Esta situación se puede producir si el Rayo Vallecano gana al Atlético y el Girona no lo hace ante el Madrid en el Santiago Bernabéu. La situación es delicada porque, además, el fondo de armario es escaso y muy poco productivo para los intereses rojiblancos.

Las lesiones han lastrado al conjunto de Eusebio ya desde el inicio de la temporada y la falta de refuerzos en el mercado invernal, solo llegó Raúl Carnero, están provocando que muchos jugadores sumen demasiados minutos y eso se nota en el físico. Sin ir más lejos, hasta nueve futbolistas (Bernardo, Juanpe, Pedro Porro, Bono, Borja García, Stuani, Pere Pons, Granell y Portu) acumulan ya más de 1.500 minutos y la temporada se les puede hacer muy larga. Pero tener una plantilla corta no solo influye en la imposibilidad de repartir mejor las oportunidades que se dan a los jugadores durante el curso, sino que, cuando miras al banquillo no siempre encuentras soluciones. En algunos encuentros de los que se llevan de curso en Liga, Eusebio Sacristán ha mirado al banquillo y no ha podido encontrar al revulsivo deseado. Y los datos así lo demuestran porque los cambios no le han dado ningún punto al equipo rojiblanco. Los suplentes están negados de cara a portería y el único que ha logrado festejar un tanto saliendo desde el banquillo fue Doumbia, en el encuentro ante el Espanyol. Eso sí, su tanto no se puede considerar decisivo porque llegó en el 90' y fue el 1-3. Sirvió para dar la puntilla al conjunto perico, pero no para sumar.

En el resto de encuentros, el revulsivo no ha llegado y eso se echó de menos, sin ir más lejos, en la pasada jornada ante el Huesca. Faltaron ideas tras el descanso y, además, parecía imposible igualar el 0-2 oscense. Eusebio Sacristán explicó días atrás que "en el equipo tenemos lo que he querido y lo que Quique ha querido que tengamos" y de ahí que aún adquiera mayor importancia que todos los jugadores adquieran su mejor nivel de juego en un final de curso que se prevé apasionante. Y en cuanto a revulsivos, Lozano debe dar un paso adelante. En Liga todavía no se ha estrenado como goleador y de los 14 encuentros que ha disputado, solo tres lo han hecho como titular. El domingo espera una oportunidad en el Santiago Bernabéu. En Copa, ya le marcó al Real Madrid el pasado 24 de enero.

Encadenan seis derrotas: una racha de mal recuerdo

En Girona están preocupados y no les faltan motivos. Se le acumulan los fantasmas y la racha actual de diez jornadas de Liga sin ganar es una losa excesivamente pesada. Pero lo preocupante del momento actual es que las seis últimas jornadas las cuentan por derrotas y es una situación que no vivían en la entidad rojiblanca desde la temporada 1994-95. Por aquel entonces, llegaron a siete. El desenlace fue dramático porque se descendió de Segunda B a Tercera. A tal desastre se llegó con un final de Liga horroroso. De la jornada 30 a la 36 cayeron ante L'Hospitalet (4-1), Manlleu (1-2), Castellón (5-0), Levante (0-1), Valencia Mestalla (3-1), Ontinyent (0-5) y Benidorm (2-1). En la 37 vencieron al Figueres (3-2), pero en el último partido cayeron ante el Nàstic (5-0). El domingo visitan al Madrid y buscarán vencer a un rival que les ha ganado los tres duelos que han jugado este curso.

Article by [author-name] (c) Sección Portada de Fútbol | Diario AS - Read full story here.